AIG


AIG podría ser una de las mayores cagadas del gobierno americano desde la guerra de Irak. Allá por Septiembre de 2008 la administración Bush decidió rescatar la firma aseguradora para que no quebrara. Seguramente, habían visto como Lehman Brothers cerraba una semana antes y viendo las consecuencias pensaron que no podían permitir que cayera otro de los grandes. Algo comprensible, sobre todo, tratándose de una empresa con 116.000 trabajadores, cuatro veces más que Lehman Brothers, y para que os hagáis una idea, casi la mitad de la población de Islandia.

Debido a estos datos, podemos suponer que las negociaciones con AIG pudieron ir en esta dirección:

Gobierno Americano: ¿Qué necesitáis para no quebrar? Lo que sea, sólo pedidlo.

AIG: x

GA: Vale, aquí tenéis.

AIG: ¡Gracias!

Seguro que alguien propuso poner una letra pequeña al regalito, por el cual el dinero sólo se podría destinar a salvar a la empresa, o cualquiera de las restricciones que se suelen escribir en la letra pequeña. Pero parece que con las prisas se les olvidó. Y bueno, parece que todo iba bien, no había noticias de despidos y solamente se oía alguna vocecilla preguntar de vez en cuando que por qué AIG sí y otras empresas no.

Y la situación siguió bien hasta hace una semanas, cuando sale la noticia de que la mayor parte del dinero del rescate va o ha ido a parar a los bolsillos de los ejecutivos de la empresa en forma de bonuses. Y entonces es cuando el gobierno americano se pone a buscar a letra pequeña en el contrato del rescate, pero no la encuentran.

En este momento es cuando el presidente les dice a los ejecutivos que son unos niños malos y que devuelvan el dinero. Pero entonces sale uno de ellos, el que lleva la voz cantante, y dice que no van a devolver el dinero, porque en sus contratos pone que tienen derecho a cobrarlo. Entonces es cuando el gobierno se ve entre la espada y la pared, y tiene que inventarse de urgencia una ley, por la cual los empleados de las firmas que hayan sido rescatadas, tendrán que edvolver un 90% del bonus en forma de impuesto. Y supongo que el 10% restante se lo llevaran los gobiernos locales y estatales.

Y después nos escandalizamos con los paraisos fiscales, pero es que son una consecencia evidente de estas cosas. Yo creo que este ejemplo de AIG, muestra explicitamente cómo no deben hacerse las cosas, y las consecuencias que tiene tomar decisiones unilateralmente y sin prestar mucha atención en lo que se está haciendo. En mi opinión el gobierno americano, y el resto de gobiernos también, necesitan tomar una estrategia uniforme y comenzar a limpiar todas las economías que se encuentren en graves apuros, pero esto ya queda para otro post.

Por último os dejo un video de South Park que creo, ilustra muy bien cómo toma las decisiones el gobierno americano.


Anuncios

Acerca de Josu

Nací en Eibar en 1989. Después de haberme pasado un año en los Estados Unidos estoy estudiando tercero de economía en la Universidad de Salamanca. El curso que viene terminaré la carrera en la Universidad de Toronto. Mi blog: https://economiauniversitaria.wordpress.com/
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s