Taller de Economía muy interesante

CHINA

El pasado 2 de Abril, llevamos a cabo un taller en clase de economía, mediante el cual pudimos comprobar las diferentes teorías económicas que hemos estado estudiando a lo largo del curso, aplicadas a una situación más real, más empírica. Así pues, la clase se repartió en 5 grupos desiguales, y a cada uno se le asignó un país. Entre los países se encontraban: Estados Unidos, España, Brazil, Uganda y China. A cada país se le concedió un número limitado de recursos, con los cuales tenía que llevar a cabo la construcción de pequeños cubos de cartulina. Y como era de esperar, el reparto de recursos no fue equitativo, ya que países como Estados Unidos o España comenzaron con mucho más “capital” que los demás países. Además es importante destacar que existía un Banco Mundial y que este jugaba un papel vital, ya que era el que compraba los cubos y financiaba los diferentes proyectos.

El video del taller es el siguiente:

El país al que yo tuve la suerte de pertenecer fue China, y en él me voy a centrar. Cuando comenzamos el taller, China disponía de muy pocos recursos para producir cubos en relación con su población. Para ser más exactos, puede que el desempleo llegara a ser del 70%, por lo que incluso nos permitimos el lujo de usar a un miembro del grupo como portaestandarte. Y seguramente, el valor que añadió a los cubos no cubrió el gasto de cola para poder pegar la bandera al mástil, algo que puede resultar irónico pero que refleja fielmente la situación que se vive en países como China. Con esto, me refiero, a que China se trata de un país autoritario con vestigios del antiguo comunismo en el que el gasto en propaganda política es muy elevado. De hecho, nosotros pudimos comprobar, como a medida que fuimos gastando los recursos iníciales, nuestra producción se llegó a parar porque nos quedamos sin cola, un problema que no hubiéramos tenido de no haberse usado la cola para pegar la bandera al mástil. Con esto, pudimos comprobar empíricamente como un impuesto en forma de cola, que luego se invirtió en un bien público, produjo una pérdida irrecuperable de la eficiencia, ya que la producción estuvo un tiempo parada, puesto que no tenía pegamento para pegar sus cubos.

Pero ahora, lo que deberíamos observar es si los multiplicadores de este gasto público fueron lo suficientemente grandes como para contrarrestar esa pérdida irrecuperable de la eficiencia. Extraer datos fiables no es fácil en una situación como esta, pero puedo asegurar que para completar la hazaña de la bandera se usó suficiente cola como para construir 10 cubos. Teniendo en cuenta que la producción total de cubos no llegó a 30, podemos concluir que, de no haber existido esta pérdida irrecuperable de la eficiencia, la producción total hubiera podido ser más de un 35% superior a la obtenida. Y sinceramente, dudo que la bandera aumentase la productividad en un 35%, o que les diera a los cubos un valor añadido de más de un 35%.

Con esta primera observación sólo quiero dejar claro que cualquiera que sea el dato que observemos, podremos encontrar paralelismos con la situación real de cada país, y es que incluso el hecho de tener nuestro propio portaestandarte, algo que puede parecer simpático e inofensivo, tiene realmente un trasfondo político y unas consecuencias económicas importantes. Pero no por esto quiero centrarme en detalles aparentemente banales, sino que me gustaría profundizar en un tema algo más complejo, la función de producción del país y su productividad.

Para empezar, sabemos que la función de producción nos indica la cantidad (Q) producida en cada punto en un determinado periodo de tiempo. Además también observamos que la función de producción está compuesta por tres variables: Tierra (N), Capital (K) y Trabajo (L). Si tenemos en cuenta que casi todos los países contábamos con la misma tierra, y que esta no limitó en ningún momento nuestra producción podemos prescindir de esta variable, con lo cual nos quedaría una función de producción así:

Q = f (K,L)

Los datos, extraídos de la práctica, que tenemos para poder obtener nuestra función de producción son los siguientes:

Situación

Q

K

L

Al comienzo

Muy baja, casi 0

Medio, relativamente bajo

Alta

Punto medio

15, y f’ creciendo

Medio-alto, relativamente medio

Alta

Final

35, y f’ decreciendo

Alto, alto

Alta

En esta tabla podemos ver como L se mantiene constante durante todo el taller, por lo que también podremos prescindir de él, como ya hicimos con N. Por lo que vemos que la producción queda en función de K, a mayor capital, mayor es la producción. Pero podemos observar como al principio el capital tuvo rendimientos crecientes, pero luego pasaron a ser decrecientes. Por lo que sabemos que la función necesariamente tiene que mostrar una forma así:

Q = f (K)

Nuestra función de producción fue una función que en un comienzo mostró una productividad marginal del capital creciente, y que después de un punto la productividad marginal del mismo se volvió decreciente.

Anuncios

Acerca de Josu

Nací en Eibar en 1989. Después de haberme pasado un año en los Estados Unidos estoy estudiando tercero de economía en la Universidad de Salamanca. El curso que viene terminaré la carrera en la Universidad de Toronto. Mi blog: https://economiauniversitaria.wordpress.com/
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Taller de Economía muy interesante

  1. ciesohaa@gmail.com dijo:

    Te felicito por tu exposición. Yo trabajo en un campo parecido. Soy Economista. Mis saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s