El iPad

El  anuncio del lanzamiento del iPad ha vuelto a revolucionar el mercado tecnológico, algo a lo que ya nos tiene acostumbrados la compañía de la manzana. Si tuviera que destacar dos cosas de este nuevo producto serían su apariencia y su precio. En cuanto al look, el iPad tiene el sello distintivo de Apple, lo que significa que, incluso sin el logotipo de la manzanita, podríamos afirmar que se trata de un producto de la compañía californiana. Lo que se traduce en un producto de menos de un kilo de peso, de un acabado perfecto, con un brillo metálico que le otorga una elegancia que, en estos días, sólo está al alcance del aluminio y lo más importante: es relativamente pequeño. En cuanto al precio, se sitúa justo por encima del iPhone/iPod Touch, y justo por debajo del MacBook más barato. De 600$ a 800$ es un precio, que sin llegar a ser barato, pone el producto al alcance de la clase media de los países más desarrollados.

Desde otro punto de vista, tenemos que tener en cuenta que es Apple la que está presentando el producto, una de las compañías con el mayor número de seguidores acérrimos del mundo. Lo que significa, que la corporación de Cupertino no tiene de que preocuparse a la hora de dar a conocer su producto entre sus potenciales consumidores, ya se encargarán de ello los blogs, las redes sociales, los períodicos, las revistas, el boca a boca, o incluso las clases de marketing… Esto tendría que poder garantizarle a Apple una buena acogida inicial de su producto.

En mi opinión el área que más confusión está causando es la de la funcionalidad del aparato en sí y por ende, la del mercado objetivo. La mejor definición que he oído hasta el momento, es la que dice que se trata de un iPod Touch “Supervitaminado” (On steroids). Si esto es así, ¿Quién iba a querer un iPod Touch de un kilo de peso, que ni siquiera cabe en el bolsillo? Y la verdad es que en la Keynote del mes pasado no se mostró nada que el iPod no pudiera hacer, por lo tanto estaríamos hablando más de un salto cuantitativo (de 3,5 pulgadas a 10”), más que de un salto cualitativo. Pero en mi opinión, sin duda el mayor problema es el de la ausencia de un teclado físico. Hay que reconocer que la precisión pantalla táctil del iPhone es impresionante (que supongo que se extenderá al iPad), pero creo que golpear un cristal sin ningún tipo de feedback nunca llegará a igualar la sensación gratificante que se siente al hundir las teclas de un teclado convencional. Pero parece que el iPad va a ser compatible con el teclado bluetooth de Apple, una buena solución, que sin embargo supondrá una disminución de la portabilidad del producto.

En cuanto al software, mucha gente esperaba que el iPad usara el sistema operativo OS X, que es el que usan el resto de los ordenadores portátiles de la compañía, pero se han encontrado con que su sistema operativo será el mismo que el del iPhone. Las implicaciones de esto son, que no podrá ejecutar software tan  utilizado como Photoshop, Microsoft Office, o el propio iLife. Pero por otro lado, la posibilidad de ejecutar programas para el iPhone le abre la posibilidad de ejecutar más de 100 000 aplicaciones. Y además, también empezarán a salir programas específicos para el iPad.

Otro de los problemas, de los que apenas se ha hablado, es el de su fecha de lanzamiento. El iPad se mostró hace apenas una semana pero no será lanzado hasta dentro de por lo menos 3 meses, en abril. Pero es que todavía no se ha fijado una fecha de lanzamiento definitiva, y parece que el hecho de que Fujitsu ya tuviera patentado el nombre iPad desde 2003, puede retrasar aun más el lanzamiento. Y  demorar el lanzamiento tiene dos consecuencias muy negativas, por un lado, da tiempo a la competencia (si es que existe) a desarrollar sus productos o incluso a lanzarlos al mercado robando la exclusividad a Apple. Y por otro lado, las ventas del resto de productos sustitutivos de la compañía podrían verse reducidas, como por ejemplo, iPhones, iPod Touchs, macbooks… puesto que la gente estaría esperando a ver el nuevo producto antes de decidirse a comprar alguno de los que ya están en el mercado.

Por último, me gustaría aclarar que el iPad no sustituirá a los libros, por el simple hecho de que su pantalla emite luz, no como el Kinddle de Amazon que la refleja, y que parece que este último si marcará el futuro. En este aspecto creo que Apple se está equivocando, aunque puede que sí se lleve el mercado de las revistas.

Resumiendo, parece que todo lo que toca Steve Jobs se convierte en oro, y teniendo en cuenta que el iPad es un producto bonito, elegante, funcional y relativamente barato, todo apunta a que será otro superventas, y que la sociedad lo acogerá con los brazos abiertos otorgándole un sitio en la cultura del siglo XXI junto con el iPod, iPhone, etc.

Anuncios

Acerca de Josu

Nací en Eibar en 1989. Después de haberme pasado un año en los Estados Unidos estoy estudiando tercero de economía en la Universidad de Salamanca. El curso que viene terminaré la carrera en la Universidad de Toronto. Mi blog: https://economiauniversitaria.wordpress.com/
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s